Comienza a diseñar tu logotipo 

Círculo cromático | Usando la “rueda de colores” para encontrar la combinación de colores perfecta

Publicado : 07/09/2020

A estas alturas ya sabes que tu logo necesita tener una paleta de colores llamativa que vaya con tu marca si quieres que conecte con tu público ideal. En otros artículos que hemos publicado hemos hablado sobre lo que los diferentes colores comunican cuando se usan en los logotipos y te hemos mostrado diferentes maneras de combinar los colores en tu logotipo para crear visuales atractivos. 
 
Pero hay más en la elección de una paleta de colores que funciona que simplemente combinar los rasgos de tu marca con los colores y darlo por terminado. Si haces eso, podrías terminar con una... paleta de colores cuestionable. Entonces, ¿cómo puedes crear una paleta de colores para tu logotipo que comunique quién eres como marca y que resulte atractiva para tu público?

 


 
 

Hay que entender la ciencia que hay detrás de lo que hace que ciertas combinaciones de colores se vean bien. Como los acordes, los grupos de notas con intervalos específicos entre ellos, que suenan agradables a nuestros oídos, las agrupaciones de colores basadas en posiciones específicas en la rueda de colores se ven agradables a nuestros ojos. Y así como esos acordes agradables se llaman armonías, los grupos de colores agradables visualmente se conocen como armonías de color. 
 

Entender el círculo cromático


 
El círculo cromático o rueda de colores es un gráfico que muestra las relaciones entre los colores. El concepto se remonta a 1666, cuando Sir Issac Newton identificó el espectro de seis colores que vio cuando pasó la luz blanca a través de un prisma. Más tarde, las relaciones entre estos colores y los efectos psicológicos de cada color fueron estudiados y entendidos más a fondo, creando el campo de la teoría del color. 
 
La teoría del color es el conjunto de directrices que los artistas y diseñadores utilizan para hacer elecciones de color que logren objetivos específicos y que, al mismo tiempo, sean estéticamente agradables para los espectadores. Dentro de la teoría del color, la rueda de colores es la pauta más prominente, es la representación gráfica de todas las relaciones de color.
 
En la rueda de colores, los colores - también conocidos como tonalidades - se dividen en tres categorías principales:


 
Colores primarios


 
El rojo, el azul y el amarillo son los tres colores primarios. Estos son los colores que no pueden ser creados mezclando otros colores. En cambio, todos los demás colores se crean mezclando alguna combinación de ellos.

 


 

 

Colores secundarios


 
El naranja, el verde y el púrpura son los tres colores secundarios. Estos son los colores que se crean mezclando combinaciones de los colores primarios como, por ejemplo, azul + amarillo = verde. 

 


 


Colores terciarios


 
Los colores terciarios son los colores que existen entre los colores primarios y secundarios. Por ejemplo, el naranja-rojo es el tono que existe entre el naranja y el rojo. Estos colores se crean mezclando dos colores adyacentes, como mezclar el amarillo y el verde para crear el amarillo-verde. La única forma de crear un color terciario es mezclar un color primario y un color secundario que estén uno al lado del otro en la rueda de colores; no es posible crear un amarillo-azul o un naranja-morado. 


 


Pero eso no es todo lo que necesitas saber sobre la rueda de color. También hay matices, tonalidades y tonos. 
 


Una tonalidad es lo opuesto a una sombra. Es una versión más clara de un color creada mezclando el color base con el blanco. 

Un matiz se crea añadiendo negro a un color. Crea una versión más oscura y rica de ese color.


Un tono es una versión desteñida y neutralizada de un color creado al mezclarlo con el gris. A menudo, los tonos se usan para crear un aspecto pastel. 

El uso de diferentes matices, tonalidades y tonos en la paleta de colores de tu logotipo puede añadir niveles de complejidad que no podrías obtener con sólo usar tonos básicos. Por ejemplo, puedes elegir una paleta de colores que tenga un tono azul oscuro contrastado con un tono naranja brillante, casi neón, que parezca especialmente brillante junto con tu azul profundo. 
 
Así que ahora que tienes todas las notas, ¿estás listo para empezar a hacer música? Echemos un vistazo a las diferentes formas en que puedes organizar las armonías de color para hacer que tu logotipo cante maravillosamente. 


 
Combinaciones complementarias 

El tipo más básico de armonía de color es complementario. Elige un color, y luego mira qué color se encuentra directamente enfrente de él en la rueda de colores. Esos dos son colores complementarios. Los colores complementarios son colores que contrastan fuertemente entre sí, así que cuando se usan juntos en un logo, ambos colores son atrevidos y llamativos. 

La elección de colores complementarios para tu logo mantiene tu paleta simple, pero con la simplicidad vienen los límites. Sólo tienes dos colores con los que trabajar: dos colores contrastantes y atrevidos. Para algunas marcas, eso es todo lo que necesitan. Otras necesitan usar tres, cuatro o incluso más colores en sus logos para contarle a su público toda la historia.

 

Tríos triádicos


 
Una armonía triádica es aquella creada con tres colores. Específicamente, tres colores que están ubicados en intervalos iguales en la rueda de color. 

Como una paleta de colores complementaria, una triádica tiene un alto contraste y puede ser una gran manera de crear un logo variado y colorido. Y como hay tres colores con los que jugar, en lugar de solo dos, puedes hacer más con una paleta triádica, como ilustrar una imagen más compleja o comunicar más puntos sobre tu marca.

 

Equipos Tetrádicos


 
Basándose en el nombre, ¿puedes adivinar qué tipo de armonías serán estas? 
 
Sí, son grupos de cuatro colores. Específicamente, son grupos de cuatro colores que se sientan en forma de rectángulo en la rueda de color - dos conjuntos de colores complementarios con un color "buffer" entre ellos. Por eso también se conocen como combinaciones de colores complementarios dobles.

 

Podrías elegir el rojo y el verde y el púrpura y el amarillo. Juntos, estos cuatro colores son poderosos. Son atrevidos, tienen contrastes iniciales y cuando tienes los cuatro en una paleta, la paleta puede parecer bastante ocupada. Es perfecto para un logo de alta energía, del tipo "en tu cara". 

 

Paletas análogas


 
Una armonía de color análoga es la que se crea al agrupar tres colores que están ubicados uno al lado del otro en la rueda de color.

 

Este tipo de paleta crea un efecto drásticamente diferente de los otros tipos que hemos discutido hasta ahora. Dado que se saca de colores que están estrechamente relacionados, no se obtiene el nivel de contraste que se obtiene con colores de lados opuestos de la rueda de colores. Sin embargo, aún hay algo de contraste, y puedes jugar con él probando diferentes tonos y tintes de los colores que has elegido. El resultado final es una paleta menos extrema que es perfecta para las marcas que buscan un aspecto más sutil.
 

Un color, una paleta

 
Una paleta análoga puede parecer limitada pero, en realidad, tienes otra opción aún más limitada: una paleta monocromática. Como su nombre lo indica, una paleta monocromática es una paleta que sólo tiene un color. 
 
Lo cual, por definición, no es realmente una paleta de colores... ¿verdad?
 
En realidad, puede serlo. Con la ayuda del blanco, el negro y el gris, puedes crear toda una paleta usando sólo un tono base. 

[Imagen de una paleta de colores monocromáticos que muestra el color base y al menos un matiz, un tono y una tonalidad]

Usando un solo color y construyendo una paleta al aclararla, oscurecerla o lavarla, puedes crear un logo complejo con un aspecto profundo y cohesivo. Este tipo de paleta es a menudo una gran elección para las marcas que tienen una misión clara y singular y las marcas que quieren mantener sus logotipos simples sin conformarse con lo simplista. 
 
Pero ¿y los otros colores?
 
Como habrás notado, aún no hemos mencionado algunos colores importantes:
 
• Negro
• Blanco
• Marrón
• Gris

 
Claro, mencionamos matices, tonalidades y tonos, pero no mencionamos el negro, el blanco o el gris por sí solos. Y la palabra "marrón" no ha sido mencionada en absoluto. 
 
Aquí está la primicia de estos tonos: no son como otros colores. El blanco y negro no tienen longitudes de onda específicas como los colores de la rueda de colores, lo que hace imposible que encajen en la rueda de colores. Pero, aunque algunas fuentes dicen que técnicamente no son colores, esto no cuenta toda la historia.

 

 

Para los diseñadores, el negro, el blanco y el gris son colores. No encajan en armonías de color específicas, pero pueden ser usados efectivamente en logos como el color primario o un color de acento. 
 
De manera similar, el marrón no está en la rueda de colores. Pero eso no significa que no sea un color. El marrón es el color que obtienes cuando mezclas dos colores complementarios. Rojo + verde = marrón, al igual que amarillo + púrpura y azul + naranja.

 

 

 

 

Y, al igual que el negro, el blanco y el gris, el marrón no encaja en ninguna de las armonías de color especificadas que discutimos anteriormente pero puede ser una elección de color efectiva para tu logo, ya sea como su color principal o una de tus elecciones de tono o matiz. 


 
Diseña un logo con los colores perfectos para ti.

 

Si no tienes dinero de sobra en tu presupuesto para un logotipo, no desesperes. Mientras que en el pasado pueden haber habido opciones limitadas, hoy en día la tecnología ha avanzado de tal manera que prácticamente cualquier persona puede diseñar su propio logo usando una herramienta de diseño de logos en línea como Logogenio
 
En nuestra era digital, el software de diseño no se trata tanto de la habilidad técnica de tus manos como sí de tus ideas creativas. No es necesario dominar las pinceladas o el sombreado con lápiz, ni siquiera es necesario tener las manos firmes. Con los creadores de logotipos digitales, todo lo que necesitas es una idea.
 
Logogenio y otras herramientas de diseño en línea utilizan plantillas para que el diseño sea rápido y fácil, incluso para los principiantes. Primero, selecciona tu sector en el menú desplegable. 
 
 
Hemos clasificado nuestras plantillas según las necesidades y demandas de las principales industrias, así que encontrar la tuya es el primer paso. Luego, nuestro algoritmo generará las mejores opciones para tu industria. 
  
 
Simplemente elige la que te guste y empieza a editar. Puedes personalizar cada plantilla como quieras, personalizando tus elecciones para:
 
- Imágenes principales
- Nombre de la empresa y el eslogan
- Fuente y tipografía
- Esquemas de color
- Los tamaños del texto y de las imágenes
- Colocación de texto e imágenes
- Añadiendo nuevos iconos
- Estratificación (poner algunas imágenes detrás o delante de otras)

 
Puedes elegir de nuestra biblioteca interna de más de 200 iconos. Un rápido vistazo muestra que hay muchas de las imágenes que mencionamos anteriormente, incluyendo árboles con hojas de arco iris, escudos, libros, gorras de graduación y más. 
 
 
 
Usando un fabricante de logotipos tipo DIY (hazlo tú mismo, por sus siglas en inglés) como Logogenio, puedes crear un logotipo de nivel profesional en sólo unos minutos. Cuando hayas terminado, puedes comprar todos los permisos y licencias comerciales por $24,90, lo que te garantiza tener tu logotipo para siempre. 
 
Si bien el estilo de plantilla de diseño funciona bien para los principiantes, obtendrás mejores resultados si te familiarizas con algunos conceptos básicos de diseño gráfico de antemano. Sigue leyendo nuestro blog para obtener consejos especiales de diseño, directamente de diseñadores expertos.
 

Le gustará también