Comienza a diseñar tu logotipo 

Tarjetas de visita | La historia, las mejores prácticas de diseño y las alternativas digitales

Publicado : 30/10/2020

Estamos aquí para sumergirnos en un aspecto de la marca a menudo pasado por alto y uno cuyos rituales han cambiado bastante en los últimos meses: las tarjetas de visita. En algunos países se las conoce también como tarjeta de presentación, tarjeta comercial o tarjeta de negocios.


Dadas las medidas que se han tomado por la pandemia global de COVID-19, muchos aspectos de cómo nos comportamos profesionalmente están siendo reexaminados por s eficiencia, impacto ambiental, contexto cultural y la ganancia general. Es necesario y largamente esperado examinarlos y hoy vamos a explorar este aspecto muy pequeño pero importante de las presentaciones profesionales, así como para dar algunas sugerencias sobre las formas de avanzar de manera consciente. 

 

La historia de la tarjeta de visita

 


Las tarjetas de visita aparecieron por primera vez en la China del siglo XV. La gente llevaba consigo pequeñas tarjetas para explicar lo importantes que eran. Estas tarjetas se intercambiaban cuando había una solicitud de reunión, así como cuando era necesario probar las credenciales para visitar un establecimiento de élite. El peso del papel, la calidad del diseño y la edad de los consortes ofrecían pistas sobre cuán elitista era la persona a la que representaba la tarjeta.


Pasemos a la Europa del siglo XVII, donde las tarjetas se usaban de forma bastante similar. A menudo, para anunciar la inminente llegada de personas prósperas o aristocráticas a su ciudad o casa, las tarjetas también se utilizaban para una amplia variedad de interacciones sociales, desde negocios hasta citas. Estas cartas tenían una forma y un tamaño similares a los naipes, estaban grabadas en oro, incluían tipografías en negrita y se convirtieron en un elemento básico de la élite.

Las casas privilegiadas tenían bandejas de cartas, también adornadas, para que los visitantes pudieran dejar una carta. 
En el siglo XVII, las direcciones no eran comunes. Para combatir este desafío, se inventaron las "tarjetas de intercambio" específicamente para que la gente pudiera encontrar negocios con mucha más facilidad. Las tarjetas de comercio se imprimían en ambas caras, con una cara que contenía información promocional sobre el negocio y la otra cara con un mapa de la ubicación del negocio. 


La revolución industrial, entre todas las demás adaptaciones que tuvo en el mundo, también creó un espacio más casual para establecer contactos profesionales. El intercambio de información de contacto se volvió esencial. Tanto la "tarjeta de visita" como la "tarjeta de comercio" se fusionaron en una sola, y se repartieron en situaciones mucho menos formales. La clase alta todavía se aferraba a su aversión hacia lo informal, pero esto se generalizó en los Estados Unidos.


La tecnología de corte de madera y las técnicas de imprenta dieron paso a la producción en masa de tarjetas de visita, permitiendo a las empresas de todos los tamaños dar los datos de contacto a los clientes potenciales, clientes y colaboradores. En la década de 1980 surgió toda una cultura en torno a las tarjetas de visita. ¿Quién podría olvidar la escena de "American Psycho", que fue una memorable representación de la obsesión de la época por llevar e intercambiar tarjetas de visita?


Las tarjetas de visita son un negocio serio en muchas partes del mundo. En Japón, las tarjetas de visita se llaman meishi. Estas tarjetas utilizan ambos lados, con un lado escrito en caracteres japoneses, y a menudo con caracteres latinos en el reverso. La presentación de un meishi a otra persona es mucho más formal y ritualista que en el mundo occidental. En este ritual de dar y recibir, se debe sostener una tarjeta en las dos esquinas superiores, boca arriba y girada para que pueda ser leída por la persona que recibe el meishi. El receptor toma la tarjeta por las dos esquinas inferiores usando ambas manos. Colocar los dedos sobre el nombre u otra información se considera descortés. El meishi se guarda en un estuche de cuero para evitar que se desgaste, nunca se escribe o se coloca en un bolsillo, lo cual es otra señal de falta de respeto.


 
¿Qué hay en una tarjeta de visita?

 


Una tarjeta de visita te ayuda a conectar con más clientes, socios y colaboradores potenciales y amplía tu conexión especialmente al iniciar un negocio o al cambiar de carrera. Sigue siendo un elemento básico del mundo profesional. Una tarjeta de visita, ya sea digital o impresa, es un simple archivo o impresión para compartir con los datos de contacto. Estos datos incluyen tu nombre (personal y/o de negocios), cargo (lo que haces actualmente o lo que te gustaría hacer en el futuro), correo electrónico, número de teléfono y sitio web. Los detalles de contacto también pueden incluir los nombres de usuarios de redes sociales, tu eslogan profesional, un código QR que envíe a tu destinatario a un enlace web importante o cualquier otra cosa que consideres importante en esta concisa introducción. Digitalmente, estos detalles son a menudo compartidos en la firma de tu dirección de correo electrónico. El tamaño de las tarjetas de visita impresas es el siguiente:


 
Estádar estadounidense: 3,5 × 2’’ / 88.9 × 50.8 mm
Estándar europeo: 3,346 × 2,165’’ / 85 × 55 mm
Estándar de Oceanía: 3,54 × 2,165 ‘’ / 90 × 55 mm


Las mejores prácticas del diseño de tarjetas de visita

 

 

El diseño de las tarjetas de visita es una parte esencial de tu marca. Por lo tanto, debe actuar como una extensión visual de su diseño de marca en general. Repasemos algunas de las mejores prácticas. 

Mantenlo simple. El equilibrio, la legibilidad y la comprensión son tus principales prioridades al considerar los elementos del diseño. 

En cuanto al espacio, siempre hay que estar atento a tres factores: área de sangrado, línea de corte y línea de seguridad. El área de sangrado es la parte más externa de la tarjeta, que probablemente se elimine. La línea de corte es la línea de destino para cortar las cartas. La línea de seguridad es cualquier cosa exterior, sujeta a errores de corte. Los elementos esenciales como el texto o los logotipos nunca deben estar fuera de esta línea. ¡Tienes dos lados! Utiliza ambos, tal vez dedicando un lado exclusivamente al logotipo, mientras que el otro podría mostrar la información de contacto. También podría ser una buena idea tener tu logo en ambos lados, con la información de contacto clara y legible cerca.

Los logotipos y los esquemas de color son los dos aspectos visuales más importantes. También ayudarán a influir en el diseño y la identidad de la marca de la tarjeta digital o impresa. Los logos deben ser el centro de atención de tu tarjeta, con otros aspectos visuales y gráficos secundarios que complementen y realcen tu logo. 

 

Cómo diseñar tu logo


 
Ahora que hemos cubierto algunos de los hechos importantes sobre tener tarjetas de visita, probablemente necesitarás un logo. Pero la pregunta es, ¿cómo se hace uno?

Esencialmente tienes dos opciones: contratar a alguien para que lo diseñe por ti o diseñarlo tú mismo. Ambas tienen sus propios méritos e inconvenientes, así que examinemos ambas individualmente.
 


Contratar a un diseñador
  


Los diseñadores profesionales se saben de memoria todos los consejos, trucos y técnicas que hemos mencionado, y algunos más. Cuando contratas a un diseñador, independiente o de una agencia, estás comprando su experiencia tanto como su tiempo. 
 
El problema es que ningún diseñador experto trabaja gratis. La desventaja más evidente de contratar a un diseñador es el costo - los diseñadores talentosos cobran cientos o incluso miles de dólares por el diseño de logotipos. 
 
A veces se pueden encontrar alternativas más baratas en sitios como Fiverr, pero esos sitios tienen un pobre historial de cumplimiento de lo prometido, y hay toneladas de ex usuarios de Fiverr que se sintieron estafados. El estándar de la industria para un diseño de logo es de alrededor de 200 dólares, así que si alguien cobra 5 dólares, tienes razón en sospechar. 
 
Además, incluso si tienes dinero de sobra, puede ser difícil encontrar el diseñador adecuado para ti. El diseño gráfico es un campo creativo, por lo que hay innumerables estilos artísticos para elegir. Tienes que estar seguro de encontrar un diseñador que entienda tu visión y sea capaz de darle vida, pero eso puede llevar tiempo. 
 


Diseñar un logo tú mismo

 


 
Si no tienes dinero de sobra en su presupuesto para un logotipo, no desesperes. Mientras que en el pasado puedes haber tenido opciones limitadas, hoy en día la tecnología ha avanzado de tal manera que prácticamente cualquier persona puede diseñar su propio logo usando una herramienta de diseño de logos en línea como Logogenio. 
 
En nuestra era digital, el software de diseño no se trata tanto de la habilidad técnica de tus manos como de tus ideas creativas. No es necesario dominar las pinceladas o el sombreado con lápiz, ni siquiera es necesario tener las manos firmes. Con los creadores de logotipos digitales, todo lo que necesitas es una idea.
 
Logogenie y otras herramientas de diseño en línea utilizan plantillas para que el diseño sea rápido y fácil, incluso para los principiantes. Primero, selecciona tu campo en el menú desplegable. Hemos clasificado nuestras plantillas según las necesidades y demandas de las principales industrias, así que encontrar la tuya es el primer paso. Nuestro algoritmo generará entonces las mejores opciones para tu industria. 
 
Simplemente elige la que te guste y empieza a editar. Puedes personalizar cada plantilla como quieras, personalizando tus opciones para: 


 
- Imágenes principales
- Nombre de la empresa y el eslogan
- Fuente y tipografía
- Esquemas de color
- Los tamaños del texto y de las imágenes
- Colocación de texto e imágenes
- Añadiendo nuevos iconos
- Estratificación (poner algunas imágenes detrás o delante de otras)


 
Puedes elegir de nuestra biblioteca interna de más de 200 iconos. Un rápido vistazo muestra que hay muchas de las imágenes intelectuales que mencionamos anteriormente, incluyendo árboles con hojas de arco iris, crestas de escudos, libros, gorras de graduación y más. 
 
Usando un fabricante de logotipos DIY (“hazlo tú mismo”) como Logogenio, puedes crear un logotipo de nivel profesional en sólo unos minutos. Cuando hayas terminado, puedes comprar todos los permisos y licencias comerciales por 24,90 dólares, lo que te garantiza tu logotipo para siempre. 
 
Si bien el estilo de plantilla de diseño funciona bien para los principiantes, obtendrás mejores resultados si te familiarizas con algunos conceptos básicos de diseño gráfico de antemano. Sigue leyendo nuestro blog para obtener consejos especiales de diseño, directamente de diseñadores expertos. ¡Ahora volvamos al tema que nos ocupa!


 
¿Impreso o digital?


 Ahora que hemos dado una breve historia de las tarjetas de visita y un resumen de las mejores prácticas de diseño, es hora de tomar una decisión: ¿impresa, digital o ambas? En una época en la que lo real a menudo se mezcla con el mundo digital, es importante distinguir qué espacio es más poderoso para conectarse. En tu industria, ¿cómo se conectan los colaboradores, clientes y socios? ¿Preferirías hacer presentaciones en línea o en una cena? Si te resulta difícil elegir una u otra, puede ser una buena idea preparar tanto tarjetas de visita impresas como una versión digital para compartir también.
 


Los pros de la impresión


 Las tarjetas de visita impresas dan un enfoque tradicional a la creación de redes, proporcionando una oportunidad de comunicar tu marca con personas con las que te gustaría volver a conectar en el futuro. Al entregar un objeto físico a otra persona, esto se presta a una primera impresión mucho más memorable. Las tarjetas impresas son especialmente útiles en conferencias, ferias, almuerzos profesionales y otros eventos de networking en persona. 
 


Las desventajas de la impresión


Estudios han comprobado que el 88% de las tarjetas de visita entregadas se tirarán en menos de una semana. A medida que la transparencia se convierte cada vez más en la norma para las empresas, los clientes están viendo cómo se comportan las empresas con conciencia ecológica. La impresión de tarjetas de visita es un desperdicio, y utiliza materiales preciosos que potencialmente podrían ser desechados. Además, cada vez que tu negocio actualiza la información, nuevas tarjetas tendrán que ser impresas. Consideremos la alternativa. 
 


El futuro son las tarjetas de visita digitales 

 


Un formato electrónica de tu tarjeta de negocios sería una forma ecológica, fácilmente escaneable, convenientemente transferible y progresiva de promover tu negocio. Las tarjetas de visita digitales permiten guardar fácilmente la información de contacto, integrar calendarios, hacer un seguimiento continuo de las presentaciones, programar recordatorios, maximizar tu presencia en línea y mucho más. Las tarjetas digitales son rentables. En lugar de gastar dinero en costos de impresión, puedes utilizar esos recursos para elevar otros aspectos de marketing de tu negocio. A medida que el mundo se vuelve más y más digital, y a medida que nos movemos a través de una pandemia que limita el contacto físico y aumenta las sensibilidades en torno a la higiene, las tarjetas de visita digitales son el camino a seguir. 


Si bien es cierto que esta alternativa podría aislar a una generación mayor, es fácil crear versiones simples e inclusivas que sean accesibles para todos. Considera los pasos en los que puedes mejorar la facilidad para compartir, guardar y transferir información de tu tarjeta de presentación digital. Guarda una captura de pantalla para usarla fuera de línea. Utiliza fuentes legibles y más grandes. Piensa profunda y verdaderamente en tus clientes, colaboradores y potenciales inversores para crear la versión digital ideal de tu cartelera personal. 


Las tarjetas de visita son una forma efectiva de dar el primer paso para mostrar lo progresista, consciente del medio ambiente y atento que es tu negocio. ¿No es esa la introducción que te gustaría hacer?

 

Le gustará también