La importancia del logotipo para las marcas

- Publicado : 10/07/2019

Todas las marcas tienen un logotipo y este, desde hace algunos años, es objeto de estudio del área de marketing como elemento esencial de la marca. Normalmente es un elemento gráfico que debe identificar instantáneamente una marca y simbolizar sus principales valores de la forma más memorable posible. 

El logotipo puede ser un icono, un emblema, una palabra o frase o una combinación de todo tipo de contenidos, como el nombre de la empresa con un símbolo o ilustración. De hecho, las marcas de éxito, por lo general, poseen un logo fácil de recordar creado estratégicamente con una coherencia de posicionamiento, tono, diseño, mensaje e historia de la marca. Los elementos están compuestos por colores, fuentes tipográficas o caligráficas, estilos de ilustración, formas y referencias históricas, todos utilizados para comunicar algo. Debido a la importancia de este, son cada vez más las personas que deciden especializarse en la gestión de marca y el análisis del Brand Equity en el que es imprescindible el análisis del diseño del logotipo. Por este motivo es clave elegir la plataforma adecuada para la realización del logotipo.
anchor text: gestión de marca.
 


Componentes del diseño del logotipo

Como ya debes suponer, el diseño gráfico de los logotipos es muy importante para mostrar al mundo la identidad de tu marca. Un buen logo es fácilmente identificable y tiene un papel importante en la psicología de consumidores y potenciales clientes. Los elementos más visibles son: 

Color: tal vez el aspecto más fácil de recordar y el más utilizado en todo el universo de la marca. Escoger la tonalidad no crea la identidad corporativa por sí misma, pero juega un papel importante y debe estar alineada con toda la estrategia y comunicación de la marca. Además de eso, el color del logo tiene la capacidad de crear sensaciones y asociaciones psicológicas en la mente de los consumidores y consumidoras, que se reflejan en las emociones percibidas. Por ejemplo, asociamos los productos a un valor alto cuando las marcas usan tonos dorados, plateados o oscuros.
 


Tipo de letra: si el nombre de la empresa o actividad está presente en el logotipo, escoger la fuente adecuada puede ser decisivo y tener un gran impacto en la forma en que los receptores interpretan el negocio. Por ejemplo, hay tipos de letras que transmiten futuro, mientras que otros nos remiten a lo antiguo. Si quieres comunicar en tu logotipo que el valor de tu producto es su pasado ancestral, no debes optar por fuentes demasiado minimalistas o que transmitan velocidad, sino por alguno que haga pensar en tradición. 

Símbolos: el objetivo es que las personas recuerden o identifiquen fácilmente la marca con solo ver el símbolo y que no la confundan con otra cosa. Por ello, el logotipo debe ser único, llamativo y directo. Entre los mejores ejemplos se encuentran Nike, Coca-cola o Apple. 
 

¿Por qué el logotipo es importante para una marca?

Ya te debes haber percatado de que los logotipos están (literalmente) en todas partes. Hasta parece que nos siguen por donde quiera que vamos, estando integrados en nuestra cultura y estilo de vida. Los logos influyen en nuestras decisiones, comunican y representan los valores de las empresas, estando muchas veces llenos de significados. Pero, ¿cuál es su principal objetivo? O, en otras palabra, ¿por qué existen?

Todo está relacionado con la identificación. Es, básicamente, eso. Las tendencias vienen y van, las herramientas y técnicas de diseño evolucionan, pero aquella marca específica con un logotipo único, nunca va a desaparecer de la memoria colectiva. 

Existen algunos factores sobre los que las empresas deben reflexionar antes de diseñar su logotipo, tales como cuáles son las marcas de la competencia y cómo se presentan, qué colores y símbolos son utilizados por estas y cómo pueden diferenciarse a través del logo para conseguir destacar en el mercado en cuestión. 


1) Identifica a la marca reina


Un diseño de logos de empresas no necesita tener significados implícitos. De hecho, el foco debe estar en la identificación. Cualquier significado o asociación surgirá con el tiempo, a través de la interacción con la marca. Un nuevo logotipo es una “caja vacía”, sin significado, aunque se le asocie intencionalmente. Con el paso del tiempo, la semiótica será añadida a través del uso continuado del marketing y las interacciones que los consumidores y consumidoras tengan con la marca. 

Por ejemplo, cuando alguien ve un logotipo que ya había visto anteriormente, lo asocia inmediatamente con sus memorias, experiencias e interacciones previas con la marca, estableciendo un reconocimiento instantáneo de la misma. En suma, un diseño del logotipo bien ejecutado va a ser memorable, ayudando a que la clientela se acuerde de la marca. 
 


2) Los logotipos influyen en nuestras decisiones


Desde el primer día construímos una biblioteca visual en nuestras mentes y comenzamos a asociar tipos de letras, formas y colores con emociones e ideas específicas. Con solo visualizar un logotipo, nos guste o no, inmediatamente hacemos juicios de valor, percibiendo un negocio, producto o servicio de una cierta manera. 

De hecho, si un cierto logo (y su respectiva identidad de marca) está relacionado con el tipo de empresa, producto o servicio que estamos buscando y queremos tener algún tipo de relación, vamos a interactuar proactivamente con la empresa y comprar sus productos y servicios. 


3) Dar una buena primera impresión
 

Con tantas empresas y opciones en el mundo, una marca tiene pocas oportunidades de impresionar y atraer clientes y clientas. Por eso, si aspectos como el diseño web del logotipo falla, todo el proceso puede verse comprometido. Hay que cuidar la aplicación y existencia de la marca en todos los contextos, usos y formatos, desde su aplicación en el producto a su colocación en el sitio web oficial.
 

4) Comunicar los valores de la marca y sus significados adicionales
 

A pesar de que el primer objetivo de los logotipos es la identificación de la marca, también pueden ser utilizados para comunicar mensajes y valores importantes. Por ejemplo, si se trata de una marca ecológica o si es próxima con su clientela.
 

5) Posicionarse en el sector
 

Los logotipos son también una característica única del negocio (o, por lo menos, deben percibirse como tal). Y esto sucede porque un logotipo con un diseño de calidad puede comunicar cualquier cosa, desde el principal valor de la empresa a su misión corporativa.
 

6) Promover la fidelidad a la marca


A medida que una marca crece, su logotipo acaba siendo más familiar para un gran número de personas, creando la percepción de que se trata de una marca de confianza y aumentando el llamado customer lifetime value (LTV), es decir, haciendo que se busque frecuentemente a la empresa. En estos casos, la primera cosa en la que se piensa es en el logotipo.

 

Comienza a diseñar tu logotipo ahora

 

Le gustará también